¿Qué es el Sindrome de Burnout?

¿Qué es el Sindrome de Burnout?

Por: E.U. Priscila Herrera Carvallo / Ilustración: iStock

La primera vez que escuché este término, fue durante mis últimos años de Universidad. No fue porque sufría de este sindrome, sino que gracias a un grupo de compañeros, quienes estaban trabajando en su tesis con respecto a la presencia de Burnout en trabajadores del  equipo de salud. Personalmente me llamó mucho la atención este tema, sobre todo cuando se mencionó que dentro de este grupo de personas afectadas, se consideraban también a cuidadores de pacientes adultos mayores o postrados, sin preparación académica en el área de salud.

Durante estas semanas, estuve preguntando a mi círculo cercano sobre qué conocían del término Burnout. Algunos tenían noción de qué se trataba y otros quizás no tanto. Me dieron como respuesta que este término no era una enfermedad que estuviese reconocida por el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). Por esta razón, no se da licencia médica por padecer de manera explícita el Sindrome de Burnout, por lo menos en nuestro país.

Estuve investigando y buscando la forma más sencilla de poder explicar a ustedes de que se trata este síndrome del que cada vez se escuchará hablar más:  

“El Sindrome de Burnout es un padecimiento que consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.” (1)(2)

Este término comenzó a utilizarse a mediados de los años 70. Se relacionaba con el desgaste del profesorado, es por esta razón que una amiga Educadora de Párvulos estaba clarísima cuando le pregunté si conocía este síndrome.

El Sindrome de Burnout es muy frecuente en el personal que se desempeña en el área de salud: nutricionistas, médicos, enfermer@s, matronas, psicólog@s, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, así como personal administrativo. Se origina principalmente en personas con trabajos de alto contacto con personas y con largas jornadas, generalmente cuando supera las 8 horas diarias.

Entre los síntomas se pueden presentar: dolores de cabeza, molestias gastrointestinales, insomnio, agotamiento generalizado (cansancio desde que se levanta en la mañana) desgano para trabajar, disminución en el desempeño laboral, negación de los síntomas antes mencionado si los presenta.

Ya que sabemos de manera general de que se trata este síndrome, puedes que te sientas identificado o que reconozcas algunos síntomas, en la persona que está dedicada en cuidar a tu familiar.

Cuando tenemos a un familiar en estado avanzado de Alzheimer y que requiere de cuidado y vigilancia total, es una decisión que se debe tomar en conjunto, con toda la red de apoyo familiar con la que cuenta el paciente. No sólo se debe considerar el amor y cariño que se tiene hacia nuestro ser querido, sino que saber si se puede llevar a cabo el cuidado que necesita, para no provocar mayores complicaciones en el paciente, ni alteraciones importantes en el entorno familiar, como por ejemplo un cuidador que termina estresado o con Burnout. Por esta razón se debe decidir si el cuidado se delegará a alguna institución o se realizará al interior del hogar a cargo de sus familiares.

Si el cuidado se realizará en el hogar por sus familiares y no con personal externo, se debe organizar un sistema de turno, en el que todos los que asumirán el rol de cuidadores, con el objetivo de que no se vean afectados por el Sindrome de Burnout. A continuación describiré algunos tips, para que no se vean afectados:

  • Confeccionar un sistema de turno, puede ser en un cuaderno o pizarra, en donde se organicen sus horarios según disponibilidad para poder para asumir como cuidador. Ejemplo: una persona durante la mañana, otra en la tarde y otra en la noche, los turnos de noche no deben ser más de 3 veces por semana e intercalados.
  • Cuando se realice turno de noche, se sugiere haber descansado algunas horas durante el día.
  • Contar con un sofá o silla cómoda para el cuidador a lado de la cama del paciente, no se debe dejar solo en la habitación, ya que durante la noche es cuando más se desorientan.
  • Todas las personas que estarán al cuidado del paciente, deben tener tiempo para sus actividades laborales, recreativas y para alimentarse e hidratarse en forma adecuada.
  • Si el paciente tiene dificultad para dormir durante la noche, se sugiere mantenerlo despierto durante el día, mediante actividades recreativas, que no le permita realizar largas siestas. Consultar al médico tratante la posibilidad de indicar algún medicamento para dormir si esto persiste.
  • Es importante destacar que no se debe sobrecargar la labor de los cuidadores: es decir, siempre es mejor compartir esta responsabilidad entre varios integrantes, en vez de delegar esta ardua tarea en sólo una o dos personas.
  • Organizar con tiempo las fechas de vacaciones de los cuidadores, para no sobrecargar a los restantes.

Recuerde que las inquietudes y problemas con respecto a los cuidados, se deben conversar en conjunto con la familia y que nadie puede realizar las actividades como cuidador único.

Priscila Herrera Carvallo
Enfermera Universitaria
Email: pherreracarvallo@gmail.com

Referencias:
1. Montero-Marín, Jesús; García-Campayo, Javier (2010). «A newer and broader definition of burnout: Validation of the “Burnout Clinical Subtype Questionnaire (BCSQ-36)»BMC Public Health
2. «Síndrome Burnout: el desconocido estrés que te perjudica en el trabajo»noticiascol.com. 22 de octubre de 2016.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *